Con la Primavera llega un evento al que Senderos de Teja no podía faltar: la III Reunión de Primavera de Emprendimiento Social, Innovación Social y Despoblación, celebrada en El Hueco, en Soria. Allí estuvimos para seguir aprendiendo, tanto de todas las mesas realizadas como de los diferentes emprendedores que allí nos dimos cita.

Joaquín Alcalde, presentando Cives Mundi

Este post simplemente quiere reflejar algunas de las muchas conclusiones que del evento podemos sustraer, que consideramos importantes para abordar el tema en el que trabajamos día a día: la realidad de España en cuanto a vertebración del territorio que ha dado lugar a la despoblación.

Señalaba Luís Rey, Presidente de la Diputación en Soria, que la ordenación territorial actual está agotada, y que la situación actual en las grandes ciudades es insostenible. Estas palabras suponen un canto a la esperanza, al cambio, al querer revertir la situación, y a poner en primer plano a la población (muchas veces dejada de lado), pues es ésta, la que realmente proteje el territorio, el medio ambiente, patrimonio e historia. Ya se ha escrito todo en cuanto causas, situación actual…es hora de pasar a la acción.

Quiero resaltar el foco en el poblador, el que desea vivir en el pueblo, ejerciendo su profesión, y para ello es necesario un cambio en la visión personal, basta ya de tener que demostrar que es posible vivir en el pueblo, como si los que lo hacemos fuésemos héroes o supervivientes en una isla desierta. Creo que los que vivimos, ya hemos dejado claro que lo hacemos por deseo, por convicción y desde una base realista lejos de la idealización en lo rural. Se puede hablar, y se habló en el Encuentro (especialmente en la tarde de coloquio con Julio Llamazares, Sergio del Molino y José Ángel González Sainz), de diferentes medidas para revertir la situación, y muchos enfoques se dirigían a medidas políticas como incentivos fiscales, igualdad presupuestaria o discriminación positiva. Otra vez volvemos a mirar hacia afuera, que los políticos arreglen la situación, y sí, está claro que esas medidas ayudarían en gran parte, pero no nos podemos quedar esperando a que vengan a arreglarnos el problema con temas fiscales. La realidad es la que es, y los pobladores los que somos, y ahí entra la importancia de la empresa social (protagonista en la reunión) dentro de esta realidad.

Es precisamente la empresa social la que puede generar un cambio de narrativa dentro del entorno rural, fijando valores y objetivos más allá de beneficios económicos, creando un nuevo modelo donde lo humano toma protagonismo (al igual que en el medio rural), teniendo en cuenta y claro, que se trata de una empresa y por lo tanto debe ser viable y sostenible en el tiempo.

Durante estos dos días pudimos conocer diferentes experiencias y acciones que se realizan tanto en España, como desde Europa, relacionas con el tema, y todos llegaban a un mismo lugar: resaltar la empresa social y darle el emponderamiento que realmente merece, desde la importancia de crear un marco legal, o potenciar el apoyo a este tipo de empresas desde los fondos públicos, creando las alianzas público-privadas que se resaltan en el punto 17 de ODS.

Fueron muchas las ponencias, las mesas, las experiencias de las que pudimos aprender, un verdadero lujo el conocer a todos los profesionales y empresas que trabajan día a día para dar valor a lo rural y revertir la despoblación desde objetivos fijos, claros y sostenibles, como son las iniciativas Apadrina un Olivo o Pueblos en Arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *