Los días 10, 11 y 12 de Noviembre tuvimos el privilegio de particpar en Presura 2017, la Primera Feria para la Repoblación de la España Vacía, realizada en el Hueco, Soria. Allí dispusimos de un stand en el que todo el que se acercó pudo conocer nuestro trabajo de primera mano y las líneas de actuación que llevamos a cabo para cumplir nuestra misión.

Fue un honor participar en el Coloquio Inagural compartiendo mesa con proyectos como La Exclusiva (Victoria Tortosa) ,Apadrina un Olivo (Sira Planas), la Comisionada del Gobierno para el reto demográfico (Edelmira Barreira), el Consejero de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón (José Luis Soro) o al Presidente de la Diputación de Teruel (Ramón Millán).

Además, tuvimos el privilegio de exponer nuestro Proyecto como ejemplo de emprendimiento social en zonas despobladas.

De la feria destacaría…

Por fin un cambio en la visión, pues en estos tres días se huyó de la negatividad y del vistimismo (quedaba muy lejos de aquel programa de Salvados que reflejé en mi blog de psicología). Se habló por fin de repoblación, pues la realidad ya conocemos la despoblación, y de nada sirve repetir lo mismo y seguir teorizando, que aunque es necesario trabajar desde una base con conocimientos, ha llegado la hora de actuar.

Se pudieron ver y conocer proyectos reales de primera mano, gente que trabaja día a día en entorno rural, que cree en él. Emprendedores que apuestan por el cambio, que creen en el territorio y como nosotros, disfrutan de una vida de calidad en el entorno rural.

Quedó muy claro que hay que vivir en el siglo actual, que hay que romper con la asociación que muchas veces se hace entre pueblo y profesiones únicamente vinculadas a ganadería o a la agricultura. Vivir en el pueblo significa una mejora, un avance y no un retroceso, y aunque es necesario continuar con esas profesiones no son la única alternativa. Se puede innovar desde el pueblo, vivir con profesiones actuales y para ello es imprescindible romper esa brecha digital porque internet ya no es un lujo, es un derecho.

Se habló también de romper con la dicotomía ciudad-zona rural, pues ésta no hace más que alejarnos de un acercamiento, y ésto es precisamente lo que se busca cuando hablamos de repoblación.

Fueron muchas las exposiciones, debates y mesas redondas, un fin de semana lleno de eventos, y de todos ellos pudimos sacar aprendizajes, pero para mi lo más gratificante y enriquecedor fue el vivir tres días con emprendedores reales, compartir charlas, cafés, y aprender de primera mano de experiencias reales. Destaco y agradezco las iniciativas como Alma Natura (qué grandes sois, y cuánto nos habéis aportado y enseñado en estos últimos años, puedo decir que en gran medida somos lo que somos gracias a vosotros), a Pueblos en Arte, porque la cultura a día de hoy también es un derecho y trabajan para llevarla día a día a las zonas rurales, a Apadrina un Olivo, que es capaz de conjugar la recuperación del olivar con repoblación, Artim, un grupo de jóvenes que se niegan a perder las raices y trabajan día a día mediante formación, organización de eventos, concienciación, etc… Y así un montón de proyectos encaminados a la repoblación. Como podéis imaginar para nosotros ha supuesto una toma de aire fresco y de energía positiva para seguir trabajando y continuar con nuestros proyectos.

Y como no puede ser de otra manera despido este post agradeciendo la gran labor realizada por el Hueco por hacer este evento posible y darle visión a un tema que aunque ahora parezca que está muy de moda, es necesario trabajar desde la realidad y no desde la teoría, y sobre todo, por haber contado con nuestra iniciativa para una Feria con la que nos hemos sentido muy identificados y parte de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *